reverendogore

Glúteos de acero

In Así va el mundo sin café on 10 marzo 2009 at 10:09 AM

"No intente ajustar la imagen..."

"No intente ajustar la imagen..."

No es ciencia ficción. Es el día a día del culto al cuerpo, el día del juicio final. Pero cual John Connor muchos nos negamos a que la raza humana caiga en el exterminio muscular de los aparatos de gimnasia. Y pensar que todo empezó hace casi 20 años con Olivia Newton John y su “Physical”…

Unos esbeltos “señorines” comenzaban a aparecer hace unos años en la pantalla de la tele. Rodeados de bellas y musculosas mujeres nos prometían ser como ellos. Invitaban a hacer gimnasia al compás de una música ratonera mientras nos hacían saltar como cervatillos, procurando sonreír como cretinos y disimular la lámpara de lava que teníamos como estómago.

Después, llegaron los expertos en salud, dietistas y dietéticos. Nos prevenían contra la obesidad. A la leche le quitaron la nata, a los refrescos la cafeína, la margarina la mutaron en “light” y entonces llegó un peligroso anglicismo: el footing. Los resultados saltaron a la vista: se disparó la venta de chándales, los zapatos convencionales fueron sustituidos por olorosas zapatillas de deporte y los cirujanos alargaron sus vacaciones hasta diciembre.

Antes de eso todos gozábamos de una salud excelente: los mozos estaban fuertes como toros, las mujeres daban a luz en sus casas, y las enfermedades de temporada se curaban solas. Y todo sin necesidad de hacer ‘futin’. Los líderes del mundo occidental empezaron a practicar footing, yogging y going. En EE.UU. teníamos al ex presidente Bill Clinton corriendo de lado a lado, y en España, a José María Aznar.

En pocos meses la moda de trotar sin rumbo fijo hizo estragos en el ciudadano medio. Los paisanos empezaron a sufrir síntomas alarmantes de ‘futinitis’ hasta entonces desconocidos. Hubo que comprar el calzado adecuado, unas zapatillas con sensor S1 de velocidad polar que miden ritmo cardíaco y distancia recorrida. “Lo más de lo más. La repanocha”, diría el vendedor a un ingenuo comprador. “¿Repanocha? Espere que saque mi diccionario de expresiones en desuso”.

Desde entonces, día tras día, vemos a estos nuevos corredores, estos marathon man, enfundados en vergonzosos pantalones de licra que harían enrojecer al mismísimo Hombre Araña. Pasan por nuestro lado con aire de superioridad, triunfantes, como si hubieran adelantado al atleta más curtido. En ese momento un pensamiento mefistofélico se cruza por tu cabeza: “Le lanzaría una lata a la cabeza si tuviera una a mano”.

Los hombres lucen pantalones sport que rondan una gama tan masculina como el morado y el azul marino, pasando por el olvidado añil y, ocasionalmente, el negro. Sus muslos logran un cierto aspecto anfibio, como si llevaran dos relucientes bebés morsa colgando de la entrepierna. Por suerte, las mujeres cuentan con la ventaja de no parecer demasiado ridículas al caminar con ellos. Hasta la ropa de deporte les favorece.

Camisetas sin manga, un perfecto óvalo de sudor, zapatillas con cámara de aire, muñequeras, cronómetros, ‘emepetreses’, además de una incesante tendencia a controlar su pulso mientras miran con asombro el reloj, los hacen personajes inconfundibles de la fauna urbana. Desde luego el espectáculo es grotesco, pero también aleccionador.

El culto al cuerpo, que siempre ha sido señal de paganismo y blasfemia contra la “bela tripa”, termina inevitablemente en la depresión. Cuidarse se ha convertido en un deber cristiano, pero con la neurosis añadida de no conseguir nunca el cuerpo perfecto.

Sobre el ‘chandalismo’ y la hipocondría de estar delgado no hay nada escrito. Los flacos quieren estarlo aún más y los rellenitos no deberíamos embutirnos en esos ajustados atuendos. Aún así, lo hacemos.

El mundo es un lugar extraño, y que haya decenas de personas recorriéndolo a las siete de la mañana, para perder unos cuantos kilos, lo hace más excéntrico todavía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: